Pasajes Diseño

Sandra Tarruella inaugura estudio y un nuevo proyecto, el Bar Tomate

Posted in INTERIORES by Pasajes Diseño on noviembre 6, 2009

Tomate-1
Este restaurante es el primero del Grupo Tragaluz en la capital. Y para diseñarlo han escogido a Sandra Tarruella Interioristas (que comienza con este estudio su carrera en solitario) que han llevado a cabo la rehabilitación de este local reuniendo muebles diseñados por ella misma con otras piezas clásicas recuperadas y con obras de reconocidos diseñadores y firmas como Tom Dixon o Arper. Un espacio en el que llama la atención que algunos usos, propios de un restaurante y que normalmente quedan ocultos, se muestren al comensal como un elemento más del mobiliario: una cocina al final del local y un almacén en forma de estantería de hormigón que une los dos zonas que estructuran el lugar y que funciona también como una gran lámpara.
Fotografías de Olga Planas.


Tomate-3
A la izquierda, entrada al restaurante a través de un vestíbulo abierto a la calle (el cerramiento es de hierro imitando al de los invernaderos) y primer plano del comedor (con mesas de Hindy Italia y distintos modelos de sillas de los años cincuenta).
A la derecha, imagen del comedor con las mesas ovales blancas de Arper. Para la iluminación se han empleado piezas de Sandra Tarruella Interioristas (lámparas de brazo de hierro), de Tom Dixon (lámparas colgantes de vidrio) y lámparas con elementos industriales recuperadas de la tienda Pez de Madrid.

Tomate-2
Estantería almacén de hormigón con iluminación en algunos casetones con bombillas incandescentes. Para decorar se han utilizado moldes de piezas industriales. Al fondo, vista de la cocina.

Tomate-4
Detalle de los ambientes generados por Sandra Tarruella. Las mesas de esta parte del restaurante se han fabricado con tablones viejos.
_
Más información de Sandra Tarruella Interioristas e IT Comunicación / Here’s some more information from Sandra Tarruella Interioristas and IT Comunicación:

Sandra Tarruella Interioristas:
Con la inauguración del Bar Tomate, Sandra Tarruella, tras 17 años formando parte del estudio Tarruella&López, inicia su carrera profesional en solitario liderando el equipo de Sandra Tarruella Interioristas.
Bar Tomate, Madrid
El nuevo Bar Tomate es el primer restaurante del Grupo Tragaluz en Madrid realizado por Sandra Tarruella Interioristas. Se trata de la rehabilitación de un restaurante ya existente, con un collage de materiales y texturas que aportan una imagen recuperada, informal, dinámica y natural.
El espacio original, con planta en forma de L, tenia dos zonas muy diferenciadas. La parte que daba a la calle y más luminosa era el comedor principal, la otra parte, mucho más oscura servia para tomar copas por la noche. Ambas partes eran muy diferenciadas a nivel de estética y uso. Una de las principales ideas del nuevo proyecto era unificar estos dos espacios por medio de una estantería de casetones de hormigón. Este nuevo elemento introduce además un aspecto industrial al espacio y permite disponer el almacén a la vista. Este elemento dinamiza el espacio e involucra al cliente del proceso de preparación de los alimentos. Partíamos de la experiencia del restaurante Cuines de Santa Caterina, en Barcelona, donde la introducción de este almacén a la vista ayudó también a dar un aspecto más desenfadado, dinámico y vital.
Otro elemento utilizado para potenciar la actividad del restaurante y crear un foco de atención ha sido crear una cocina a la vista al final del local. La cocina de preparación de fríos, el almacén de verdes como fondo y un horno de pizzas ayudan, junto con la despensa de la estantería, a mezclar los espacios de uso interno con los que disfruta el cliente.
Las dos áreas, ahora convertidas en comedor comparten este nuevo interiorismo con mobiliario recuperado y heterogéneo. Se han utilizado mesas de tablones viejos, sobres de cuero recuperado de antiguas maquinas, sillas de distintos modelos de los años 50 y moldes de piezas industriales.
El acceso del restaurante se hace a través de un vestíbulo abierto que da a la calle. Este espacio se ha potenciado con un cerramiento de hierro tipo invernadero y vegetación natural. Esto potencia la sensación desde dentro, de jardín y de fresco, junto con el expositor de verduras que hay al fondo.
La iluminación también ayuda a crear este espacio heterogéneo. Todos lo modelos de lámparas de suspensión son modelos distintos, recuperadas algunas, de materiales reciclados otras, y algunas de inspiración de apliques de Jean Prouvé.
La estantería a su vez se convierte en una gran lámpara, utilizando algunos casetones para ubicar bombillas incandescentes de un modo desordenado.
La instalación eléctrica y la de aire acondicionado se dejan vistas sobre el fondo de un techo acústico metálico para potenciar este carácter industrial.

Proyecto: Bar Tomate
Localización: Fernando El Santo 26, 28046 Madrid.
Autores: Sandra Tarruella interioristas.
Responsable proyecto: Cecilia Moretti.
Colaboradores: Marc López.
Fecha inicio: Marzo 2009.
Fecha terminación: Septiembre 2009.
Plazo ejecución: 7 meses.
Superficie: 300 metros cuadrados.
Promotor: Grupo Tragaluz. Mallorca, 273 entresuelo. 08008 Barcelona.
Constructora: Blausmo Construcciones
Cocinas: García Casademont.
Muebles y lámparas:
Estantería paredes, diseño de Sandra Tarruella interioristas. Material y fabricación: Duralmond.
Sillas nórdicas años 50 recuperadas.
Mesas blancas ovales de Arper y Lámparas de vidrio de Tom Dixon de la tienda: Batavia de Madrid.
Lámparas brazo de hierro, diseño Sandra Tarruella interioristas.
Mesas rectangulares lado ventana de Hindy Italia, distribuye idees Disseny.
Butacas de cuerda de Roda de la tienda: ArkiteKtura de Barcelona.
Mueble de cajones de la entrada y lámparas con piezas industriales recuperadas de la tienda: Pez de Madrid.
Fotografías: Olga Planas.
Diseñador gráfico: Mario Eskenazi.

Bar Tomate, del Grupo Tragaluz, abre en Madrid
Este “bar con cocina”, situado en el barrio madrileño de Chamberí, muy cerca de la Plaza Colón, está permanentemente abierto como lugar de encuentro y de reunión en el que se puede comer todos los días a cualquier hora. El propio menú tiene señalados como “a todas horas”, aquellos platos que se pueden pedir durante todo el día. El horario es de las 8h30 hasta las 3h de la madrugada jueves, viernes y sábado. De domingo a miércoles, el cierre es a las 12 de la noche. Se trata de un local simpático y fresco donde se sirven desayunos, comidas y platos del día, cenas, cócteles, vinos y copas.

Tómate…
El Bar Tomate basa su carta en platos mediterráneos, fundamentados en productos muy frescos y de calidad, y que se han agrupado en distintas categorías: Tómate a todas horas, las propuestas para picar en cualquier momento del día, como las alcachofas fritas, las patatas buthán o los espárragos en tempura con sala romesco; Tómate del horno de leña, platos tan sugerentes como los tomates enteros y semidulces, el carpaccio de ternera al horno con hierbas del campo o, ¿por qué no?, una pizza, como la de fontina, trufa negra y rúcula; Tómate un ligero verde, las combinaciones más ligeras incluyen el tomate con agua de mar y atún en escabeche y la ensalada de berros, chatka, manzana y jengibre; Tómate un fijo de la semana, entre los platos del día está la sopa de payés del miércoles y los canelones trufados y gratinados; y para los que quieren algo más tradicional de la casa, Tómate un clásico del Grupo Tragaluz, como el roast beef con salsa de champiñones.
Rosa María Esteva y Tomás Tarruella fundaron el primer restaurante del Grupo Tragaluz, el Mordisco, en 1987. Con la última apertura en Madrid, y junto a su nuevo socio Perico Cortés, han creado un nuevo concepto con el Bar Tomate. El Grupo, que se ha guiado siempre por la intuición, busca en cada apertura crear nuevos ambientes y diferentes formas de comer.

Horarios: abierto todos los días. De 8h30 a 12h00 de domingo a miércoles. De 8h30 a 03h00 jueves, viernes y sábado.
Precio medio: 30 / 35 euros.
Dirección y teléfono: c/ Fernando El Santo, 26. 28046 Madrid. Tel. 917 023 870

About these ads

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Rubén B said, on noviembre 9, 2009 at 12:27 pm

    Pues el 19 celebraremos allí el cumpleaños de Lola no más.
    A ver si la comida acompaña al lugar!

    • Rubén B said, on noviembre 20, 2009 at 11:47 am

      La comida acompaña al lugar, no así el gerente ni los comensales.

      Resultó ser un espacio esnob y clasista donde una mayoría de gente estirada se ocupaba en sentirse modernos y en hacerte sentir incómodo por llevar Nike, Levi’s o Fenchurch en lugar de Prada, Channel o Hermès.

      El acercamiento a la mesa reservada con 10 días nos trajo una sorpresa desagradable. El gerente nos dejó plantados en mitad de la sala, con los abrigos bajo el brazo y el agua con gas en la mano y se fue a atender a unos “señores mayores” como después los llamaría él mismo.
      Un minuto más tarde y sin decirnos nada volvió a la entrada y fingió llamar por teléfono para solucionar el incómodo problema de los señores: habían reservado para cinco, iban a ser seis, y obviamente no pensaban sentarse en la cabecera junto al cristal de la ventana.
      Como era de esperar, los señores acabaron sentados en nuestra mesa y nosotros en la suya, tras casi cinco minutos de bochornosa espera en la sala.

      Cuando preguntamos nos trataron como a incómodos clientes a los que hay que soportar porque no hay más remedio y tampoco es cuestión de montar un espectáculo ante tan sofisticada gente.
      Por suerte la comida era excelente y los camareros gente amable.

      Si no quieren sentirse ninguneados o no tienen en su armario algo de Ocariz las señoras y de Lam los caballeros no les recomiendo la experiencia.

      Estas cuestiones aparte, enhorabuena a Sandra Tarruella por el buen gusto con el que ha montado el local, aunque los habituales no se lo merezcan en absoluto.

  2. marta said, on mayo 1, 2010 at 8:40 pm

    Servicio pésimo y comida regular; hay mejores restaurantes en la zona. Mi visita al Bar Tomate ha sido una gran decepcion. Ademas mientras estábamos en el restaurante presenciamos una escena racista por parte del maitre del restaurante hacia un grupo de clientes. Mucha fachada pero poca clase.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 167 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: