Pasajes Diseño

Lily Floristería | Paloma Cañizares

Posted in ARQUITECTURA, DISEÑO, INTERIORES by Pasajes Diseño on diciembre 17, 2009

¿Qué se puede hacer en tan sólo 12 metros cuadrados? Pues si eres Paloma Cañizares, una de nuestras últimas diseñadoras y arquitectas favoritas (de la que podréis ver en el próximo número de Pasajes Diseño Nº18 la colección de piezas de mobiliario PCM), puedes hacer una bonita y delicada floristería en la que los productos expuestos parecen pequeñas obras de arte. El resultado es Lily Floristería, un proyecto en el que con materiales tradicionales como los azulejos, la piedra, el acero y el cemento, el dueño puede variar la composición de las paredes de la tienda en función del género.



Imagen de la entrada de la tienda en la que vemos la reja plegable que se abre como un biombo hacia el exterior, y sirve para colgar el producto hacia el interior.

_
Más información de Paloma Cañizares / Here’s some more information from Paloma Cañizares:

LILY FLORISTERIA
C/ Alcalá 113
28009 MADRID

Se trata de una floristería de dos plantas con una superficie mínima de 12 m2 por planta, en la que la escalera condiciona y reduce la superficie de exposición del producto.
La planta de calle es la de exposición y venta y el sótano se usa como almacén y taller.
El problema evidente de la falta de superficie para presentar el producto lleva a la solución de colgar todo de las paredes. Con estos puntos de partida se estudian las distintas formas de presentación :
– Jarrones para flor cortada.
– Maceteros para plantas.
– Bbaldas para plantas.
– Muebles de chapa de acero para aprovechar el hueco de la escalera.
– Carritos para la calle.

Por extensión el resto de objetos que se necesitan en una floristería como tijeras, papel para embalar las flores, cintas, delantales de trabajo e incluso las tarjetas también se cuelgan.
La variedad en las formas de presentación permite variar la composición de las paredes de la tienda en función del género y ofrecer una imagen que cambiante.
La voluntad de la propietaria de sacar las flores a la calle se soluciona con una reja plegable hacia el interior de la tienda de la que también se puede colgar el producto y que se abre como un biombo hacia el exterior. Unos carritos para flores se colocan en la calle como reclamo. Los materiales: los de los puestos antiguos de los mercados: azulejos, piedra, acero y cemento.

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Arty said, on diciembre 17, 2009 at 2:49 pm

    Muy Interesante y actual, tramite beleza y frescura.
    Enhorabuena !

    http://www.artcorporation.blogspot.com

  2. estoesnormal said, on diciembre 22, 2009 at 6:04 pm

    Qué delicadeza! Precioso…

    estoesnormal.wordpress.com

  3. Irene said, on diciembre 22, 2009 at 6:05 pm

    Uno de mis mayores fetiches como interiorista siempre ha sido hacer una floristeria…
    Y siempre he pensado que a las floristerias de Madrid les falta mucho diseño… Me alegra ver que en nuestra ciudad nos estamos avispando y haya gente con este tipo de concepto de tiendas de flores. Un aplauso!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: